Y tú, ¿qué quieres?

Quiero vivir,

Quiero sentir, volar, tocar, beber, soñar.

Quiero discutir, hablar, gritar, con quien sea, y donde sea.

Quiero poder expresarme sin tener que preguntarme quién me esta escuchando, quién me está observando, quién me está pensando.

¿Dónde quedaron los momentos en los que podías abrir la boca sin faltar al respeto?¿Dónde quedó el momento que con una mirada se podía comunicar cualquier palabra que no existía? ¿Dónde quedó el momento que con un gesto llegabas movias más que el viento?

Qué pasó de esa generación donde los valores eran no pisotear, ni mirar con miradas que perdonan la vida, donde el ayudar al prójimo era algo más que unas palabras en un libro muy antiguo.

¿Dónde quedó el momento donde la palabra ‘fidelidad’ no era una exigencia, si no un motivo de ser?

¿Por qué ya no se puede decir que ‘no’? No, no quiero quedar contigo, no quiero tomar ese café prometido durante años, no quiero tener contacto contigo, no quiero hacer cosas por compromiso, no quiero tratar con gente por compromiso, no quiero pensar por compromiso; quiero saborear mi vida, quiero absorber el alma a cada día de mi vida, sea debajo de mi manta, o sea en medio de Tokyo Dome, quiero que valga la pena, y quiero poder decir que no, y quiero poder decirlo sin presión, sin compromiso, sin faltar al respeto, con la tranquilidad con la que le dirías a un solidario de Plaza Cataluña que no, que no tienes tiempo para salvar las focas del amazonas o lo que quiera que te vendan.

¿Dónde ha quedado esa gente que amaba su trabajo?¿Jefes que motivaban?¿Trabajadores que trabajaban?¿Profesores que enseñaban?¿Políticos que… politiqueaban?

Quiero vivir en una sociedad que se ría, que se ría de ellos, de nosotros, de vosotros. Que se pueda decir negro, maricón, loca del coño. Y quiero convivir con negros, maricones y locas del coño ( pero pocas locas, por favor). Quiero convivir con gente que haya encontrado su vocación; en serio, si conoces a alguien que haya encontrado su vocación lo sabrás, ese brillo en los ojos, esas frases con tanto sentimiento que hasta tú quieres cumplir el sueño de esa persona. Quiero poder decir ‘vete a fregar’ o ‘polla’ sin necesidad de que se cuestione mi feminidad o mi educación.

Que se apaguen los programas que fomentan los ‘detrás mío, yo y mi amigo, almondigas, ejque’.  Que se fomente la empatía, el no extremismo, el verse la mota de tu propio ojo.

¿Hasta que punto decimos ser conscientes de nuestros actos?¿Hasta que punto hemos decidido que nos gusta la Cocacola?

…el decir te quiero, te amo, te echo de menos, te siento, te veo, sin importar el tiempo, edad, sexo, o momento; el expresar sentimientos sin prejuicios; tener la tranquilidad de decir que amas ese momento, sola, acompañada, como sea; el decirlo sin necesidad de que hayan pasado 3 años en ese momento para que sea correcto decir te quiero.

Quiero solidaridad, todos los días, menos en navidad.

Cardigans, pintauñas, tintes de pelo, tatuajes, piercings, tacones, DIY, decoración, libros ( muchos, por favor), cine, música, maquillaje, plantas, flores ( sí, insisto), fotografías, chocolateados, sexo, comer, pagar mi hipoteca, cerrar todos los cajones, odiar los números impares, cosas brillantes (oh dios purpurinas), teatro, viajar, la primavera, dormir…

… crear tu familia,

Quiero vivir,

Quiero lechefrita, de mi abu,

Quiero tejer bufandas, porque puedo, porque quiero, y porque esta en mi mano hacerlo.