Snickerdoodles

Las snickerdoodles son un tipo de galletas de azúcar hechas con crémor tártaro y bicarbonato de sodio, rebozadas en azúcar y canela. Aunque en las recetas modernas, se utiliza la levadura química en lugar del crémor tártaro y el bicarbonato de sodio.

Son muy fáciles de hacer y se conservan muy bien durante varios días. Se caracterizan por tener la superficie agrietada y pueden ser crujientes o blandas según el gusto y el tiempo de horneado. Las bolas de masa rebozadas en canela y azúcar pueden ser aplastadas y decoradas con un tenedor (quedarán unas galletas finas y crujientes) o bien pueden dejarse intactas para que se fundan dentro del horno (quedarán unas galletas gruesas y tiernas). Existen muchas variantes para esta antigua receta y muchas preferencias en cuanto a su textura, pero todas conducen a una riquísima galleta de nombre extraño.

Ingredientes

  • 125 gr. mantequilla a temperatura ambiente
  • 110 gr. azúcar + 1 cucharada extra
  • 1 huevo ligeramente batido
  • 1 cucharadita extracto de vainilla
  • 250 gr. harina
  • 1/2 cucharadita nuez moscada
  • 3/4 cucharadita polvo de hornear
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de canela

Preparación

  • Precalentar el horno a 180º. En un bol, tamizar la harina, la sal, el polvo de hornear y la nuez moscada. Reservar.
  • Batir la mantequilla y el azúcar, a velocidad media alta, hasta que blanqueen y quede una mezcla suave y lisa.
  • Disminuir la velocidad y añadir el huevo batido en dos o tres veces hasta que esté totalmente incorporado. Añadir, además, el extracto de vainilla.
  • Añadir poco a poco la harina, cucharada a cucharada, sin dejar de batir, hasta que la masa de despegue de las paredes del vaso.
  • En un platito, mezclar la cucharada de azúcar con la cucharadita de canela. Hacer bolitas del tamaño de una nuez con la masa y rebozarlas por la mezcla de azúcar y canela.
  • Colocar sobre una bandeja de hornear galletas, separadas unas de otras aproximadamente 3 cm. Aplastar ligeramente las galletas con el fondo de un vaso.
  • Hornear durante 15 minutos o hasta que los bordes estén firmes. A mitad del horneado, girar la bandeja 180º para que la cocción sea uniforme.
  • Sacar del horno y dejar reposar un par de minutos en la bandeja de hornear antes de transferirlas a una rejilla para que se enfríen completamente.