Deportistas sedentarios

Esta historia empieza con Paco. Quiero que te imagines que Paco eres tú, o tu hermano, o incluso Paca, apenas importa su género, solo importa que te identifiques con él. 

Después de un café bien cargado, coge el metro para juntarse con la muchedumbre encorbatada para levantar el país. Tiene un trabajo en una oficina como podría ser la tuya y la mía, de 8:00 a 18:00, a unos 10km de casa, un afortunado. Hay veces que en el trayecto se acuerda con una sonrisa de su cuñado que trabaja a unos 30km de su domicilio, que se joda.

Sobre las 10:00 u 11:00 va a su bar de confianza junto con el resto de compañeros para compartir un café y un bocadillo mini de jamón serrano al módico precio de 4€. Mientras degusta el primer bocado nota como sus papilas gustativas reaccionan a la acidez del tomate, el salazón del jamón, si el paraíso existe, debe estar lleno de jamón (con perdón de los vegetarianos).

Sobre las 14:00 anda los 4m. que hay hasta su taquilla, coge el tupper que le preparó su mujer la noche anterior y con el sonido de sus tripas rugiendo se sienta con los tres compañeros con los que más trato tiene en la oficina (¿realmente hay alguien que haga amistades de verdad en un trabajo como ese?). Al abrirlo le recibe una bocanada de olor a brócoli, maldito brócoli. Un puñado de arroz blanco con alguna hierva, un par de trozos de pollo a la plancha y 3 trozos de triste brócoli, podría soportar el insípido pollo ¿pero brócoli? -«Vamos Merche no me jodas. Me despierto pronto, me rompo el lomo en la oficina todo el día, voy al gimnasio, llego a casa y finjo que me importa que tu hermana Marta se haya peleado con María por unas fotos de instagram, ¿y a cambio me premias con brócoli hervido? ¡No paro todo el día! Ojalá todos los días fueran Sábado de chuletón y cerveza.»

Al final del día, recoge sus artilugios y se va al gimnasio, hay una nueva rutina que Roberto le ha impreso que tiene buena pinta, y el cinturón sigue apretando pese a que el se come ese brócoli sin rechistar. Después de su hora intensa se da una ducha fría, ojalá Merche no haya hecho panga para cenar.

espacio

Si pensamos en la rutina de Paco, seguramente sea la de la media del país.

  • Duermes unas 8h (tumbado).
  • Vas en metro al trabajo (sentado).
  • Trabajas 8h (sentado).
  • Vas al gimnasio tu hora o dos horas y haces tus ejercicios (sentado, por supuesto).
  • Vuelves a casa y te relajas en el sofa (tumbado).

Paco cree que por hacer 1h o 2h al día de gimnasio compensa años de dejadez.

NEAT = “Non-exercise activity thermogenesis”. El NEAT es el gasto energético que tiene nuestro cuerpo al realizar cualquier actividad no considerada como ejercicio físico. Se puede definir también como la energía que gastamos cuando no estamos durmiendo, haciendo ejercicio o en el proceso de alimentación o digestión

Hay mil formas para perder peso, hay mil formas de tonificar, pero algo está claro: si el 10% de tu día es hacer deporte y el 90% es estar sentado, no llegarás a tus objetivos. Es así como se dan los deportistas pasivos, esos seres ancestrales que justifican sus excesos calóricos por esas 2h de religioso gimnasio diario.

Metabolismo basal: de forma resumida esta es la cantidad mínima de energía que necesita nuestro cuerpo para seguir vivos. La energía mínima necesaria para que nuestro corazón siga latiendo y todo funcione como es debido.

No me malinterpretes, ir al gimnasio es importante y recomendable, pero se debe de combinar con una vida activa. Si el 10% de tu quema diaria de calorías se realiza en el gimnasio, tu vida activa (neat) será al rededor de un 30% , por lo que ambos factores te llevaran al éxito. Si encima le añades ayunos, y una dieta equilibrada estarás rozando el olimpo.

Ahora ya sabes porque tu applewatch cada ciertos minutos te salta una alarma para que te muevas durante un minuto, o por qué los días que te vas con tu familia a caminar por el monte tu reloj inteligente marca más calorías quemadas que en tu clase de spining (aunque acabes sudando como un cerdo).

¿Quieres aumentar tu NEAT? No vas a leer aquí nada que no hayas leído antes:

  • Anda, anda todo lo que puedas.
  • Sí, las escaleras están para algo, úsalas.
  • Haz deporte. Cardio y fuerza.
  • Aliméntate, tira esos 3 trozos de brócoli y busca verduras que te gusten.
  • Bebe agua.
  • Ayuna, aprende a diferenciar lo que es el hambre de lo que es el hambre.
  • Medita, en serio, aprende a meditar, cuerpo y mente es uno.
  • Duerme y descansa.

Pero sobretodo, deja de justificar tus actos o de decir que haces deporte cuando estás todo el día sentado haciendo diferentes actividades, tanto me da una pantalla de ordenador como la máquina de press militar, ¿has pensado qué maravillas ocurren en tu cuerpo si haces press militar de pie?.

(Vale. Realmente la diferencia entre hacerlo de pie o sentado es pequeña, pero es para que entiendas mi reflexión.)

  • Cada vez que te llamen por teléfono levanta el culo de la silla y ten la conversación de pie.
  • Por cada 1h que estes quieto 20 flexiones.
  • Pon una barra de dominadas en tu vida, cada vez que pases por debajo, haz tantas repeticiones como puedas.
  • Por cada 8h de inactividad ponle 2h de andar.

 

Que te muevas, coño.